Relación entre padres e hijos

La familia es el soporte más fuerte para la formación de los infantes. Padres y madres tienen la potestad de educarlos, pero dejando a un lado tabúes que en otros tiempos eran aplicados por los antepasados.

Lo que siempre ha debido tomarse en cuenta para educar a los hijos es la confianza, asegura Carmen Virginia Rodríguez, psicóloga y terapeuta familiar. Hace la observación a propósito de lo importante que es reflexionar al respecto y lo acertado que es noviembre, mes de la familia, para comenzar a cambiar patrones de crianza y obtener los mejores resultados.

Dice que cuando se habla de confianza, se debe tener claro que se define como la seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo.

“Necesitamos trabajar la confianza en nuestros hijos, pero eso no es algo que surge de la noche a la mañana. Desde que están pequeños, debemos asignarles responsabilidades, pero creyendo en que lo hacemos para lograr un objetivo fructífero con esta acción. Si no lo entendemos así, estamos perdidos como padres y madres”, dice.

La especialista explica que, en algunos casos, hay padres y madres que creen que es la escuela la responsable de la educación de sus hijos.

“Piensan que allí van a adquirir las herramientas necesarias para ser exitosos en lo que se propongan, o que pueden aprender de sus errores al no lograr lo que se han propuesto. Pero no es así. Es en el seno de la familia que se le ofrece un manojo de reglas de comportamiento para que cuando vayan a los centros educativos, estas se fortalezcan y aseguren su mejor desarrollo”, asegura Rodríguez.

((Actitud

Cero Sermones
Carmen Virginia Rodríguez manifiesta que es importante comprometernos como padres y madres, y que tengamos claro que siempre vamos a estar ahí no importa cuál sea el resultado, sin sermones, ni recriminaciones, pero sí con mucho amor, comprensión, concienciación de lo que pueda ocurrir con nuestros hijos. De esto, dice la sicóloga, “vamos a aprender, dispuestos a seguir intentándolo. Así que, de esta manera, vamos a lograr un gran avance en la construcción de esa confianza que necesitan los infantes para ser luego adultos mentalmente sanos y lograr los resultados que todo padre quiere para sus hijos”.

Para construir la confianza, los niños, las niñas y los adolescentes necesitan precisamente la misma confianza. Sostiene que ellos necesitan confianza en saber que si se equivocaron van a recibir una lección en la conciencia, no en los sentimientos con la manipulación, ni en el dolor con el castigo físico. “Una vez esa primera lección es aprendida, se hace una práctica de vida cotidiana”, concluye Rodríguez.

Leave a Replay